Cómo realizar masajes para mejorar

Cómo realizar masajes para mejorar la circulación de las piernas y aliviar los síntomas de las varices
Los que padecemos varices no paramos de buscar remedios para aliviar las molestias que nos producen en el día a día. En este caso vamos a hablar de los masajes. ¿Es una buena idea aplicar masajes a las piernas para mejorar la circulación sanguínea? Pese a que ha habido discrepancia sobre este tema, se ha llegado a la conclusión de que ciertas técnicas de masaje en piernas con varices, como el drenaje linfático o el masaje circulatorio, son las prácticas más beneficiosas para la gente que tiene venas varicosas, ya que aumentan la circulación general y mejoran la nutrición de tejidos[1].

Lo que vamos a ver ahora es una serie de automasajes que podemos hacernos nosotros mismos.

Masaje circulatorio

El masaje circulatorio está indicado para activar el riego sanguíneo y linfático y favorecer el intercambio celular. Por lo tanto, está muy recomendado para los días que sentimos las piernas pesadas, hinchadas y doloridas. Síntomas habituales si tenemos varices.

El masaje se realiza en el sentido del riego sanguíneo con el objetivo de estimularlo, acelerando así el retorno venoso. De esta manera evitaremos la acumulación de líquidos en las piernas.

Tenemos que tener presente que nunca debemos presionar directamente sobre las varices y que el masaje tendrá más efectividad si aplicamos durante este o con posterioridad alguna crema venotónica como Venosmil. Ya que su principio activo es la hidrosmina, y esto hace que el edema, la pesadez y los calambres disminuyan. Para aplicar el masaje de manera correcta tenemos que seguir los siguientes pasos:

Colocamos las piernas en un ángulo de 45 grados
Ejercemos presión sobre las zonas que rodean las varices utilizando la palma de las manos. Tenemos que evitar ejercer presión con las yemas de los dedos.
Comenzamos por los pies, subiendo por las rodillas y terminando por las caderas.
Presoterapia

Este masaje nos lo tendremos que dar mediante un aparato, y es una alternativa genial. Este aparato tiene una media neumática en la que se introduce la pierna. Al activarlo, la media neumática se hincha por la zona del pie y va ascendiendo por la pierna, simulando así un masaje de drenaje venoso.

Drenaje linfático

El objetivo del drenaje linfático manual es activar la circulación de la linfa, para que ni se estanque ni se sature de sustancias de desecho o gérmenes nocivos. Es un masaje que se aplica de manera muy suave para ayudar a la circulación linfática, que proporciona una sensación de ligereza en la zona que masajeamos. Además de mejorar la circulación sanguínea, colabora con la eliminación de líquidos.

Las maniobras más extendidas para aplicar el masaje linfático, y sencillas para aplicar en casa son:

El afloramiento, se aplica como una caricia.
Círculos fijos con las dos manos a la vez.
Movimientos de arrastre y bombeo.
Movimientos de arrastre con dedo pulgar.
Movimientos de arrastre con las dos manos a la vez.
Bombeo y círculos fijos con ambas manos.
Esperamos que con la información que os hemos dado podáis aliviarlo máximo posible los síntomas que las varices producen en el día a día. ¡No dudéis en probarlos!